• LETTY

    Sí, es un gato, lo sé.

    Sí, prometí no volver a tener mascota, lo sé.

    Pero mi gato llegó, así desenfadado, como un viejo amigo a quien hace mucho que no ves, con la diferencia de que tenía 2 meses de haber nacido.

     

    Hola yo soy Letty y mi gato se llama SUKI, juntos decidimos compartir nuestras experiencias ya que en nuestro andar de todos los días nos hemos enfrentado a un sinfín de historias; unas muy divertidas otras no tanto pero siempre con mucho aprendizaje.

    Es por eso que a un año de la llegada de SUKI al hogar, decido empezar este blog en el que estaré platicando sobre mi experiencia con mi mascota y a quién decidí llamar “el hijo”. Evidentemente estoy consciente de que una mascota jamás será lo mismo que tener realmente un hijo pero para mí que por decisión personal no los tengo, es lo más cercano.

    Con este espacio lo único que pretendo es entretenerlos e ir contando mis vivencias del día a día.  En algunas ocasiones estaré hablando yo pero en otras, “será SUKI quien les platique su historia”.

    En el día a día soy una profesional que se dedica a la comunicación con prensa.  Paso todo el día en el trabajo al que Suki me acompaña y me permite convivir con él.  Salgo a juntas, tengo eventos y he logrado combinar mi tiempo para disfrutar de mi mascota para que no se quede sólo en casa.  Tengo una pareja desde hace muchos años y tres hijos de él que también forman parte de mi familia.

    No es la primera vez que tengo una mascota pero sí que la responsabilidad en su mayoría recae en mí.

    Espero lograr captar su atención y que se queden conmigo para leer cada capítulo y enriquecerlo con sus comentarios.

    LETTY

  • SUKI

    Yo soy SUKI.  Soy un gato que nació un 12 de marzo y en realidad no sabría decirte qué tipo de raza soy.  Por lo que escucho parezco mucho Siamés por el color de mi piel.  Es posible que mi padre lo sea también (aunque nadie lo conoce) porque no me parezco mucho a mi mamá pero mucha gente me etiqueta en esa raza.  No recuerdo mucho esa parte de mi vida cuando era bebé sobre todo porque me llevaron a casa de mi familia humana a mis escasos dos meses de nacido.  Pero sé que tengo hermanos y que a todos nos ubicaron en diferentes familias.

    Desde que llegué a casa de mi nueva familia me he tenido que adaptar a convivir con mucha gente ya que acompaño a mami Letty a su oficina todos los días.  Creo que por eso no soy tan uraño como lo son los de mi especie.  Me gusta mucho que me carguen, me acaricien y sobre todo que jueguen conmigo.  Me encanta estar trepado por todos lados, dormir mucho y tirar lo que esté a mi paso y me estorbe para acomodarme.

    Me encantaría tener más libertad para ser un gato “callejero” y descubrir todo lo que el mundo tiene que ofrecerme pero mami dice que eso es muy peligroso y sólo puedo andar en la calle si ella me lleva.  No entiendo mucho esa parte porque cuando vamos caminando veo algunos otros gatos sueltos pero seguramente ella tiene razón, no creen?